Nikon F3 HP (1982)

La Nikon F3 fue la tercera generación de las cámaras reflex de 35 mm de la clase profesional serie F. Se presentó en 1980, y seguía al modelo original de la Nikon F de 1959 y al exitoso modelo Nikon F2 de los setenta donde ambos modelos precedentes disfrutaron de una supremacía notoria en el mercado de uso profesional.

Cuando la F3 se anunció por primera vez, la fuerte automatización de funciones de la cámara levantó suspicacias entre muchos fotógrafos puristas. Podemos recordar que el precio de la totalmente mecánica Nikon F2AS, ya dejada de fabricar, se vendía más cara que la nueva Nikon F3 automática durante aquellos tiempos de rechazo por la comunidad fotográfica.

La ayuda creativa del diseñador industrial italiano Giorgetto Giugiaro, añadió un aspecto y una sensación moderno y fresco a la sucesora de la F2. La línea roja vertical cerca de la empuñadura fue desde entonces una marca distintiva de todas las modernas cámaras Nikon y con el tiempo, aquella línea ha ido evolucionando de diferentes formas en los diferentes modelos que le han seguido y que los distingue con ese sabor Nikon cuyo origen fue la Nikon F3.

Sin embargo, un aspecto importante en el diseño de esta Nikon clásica es que ha replicado un exitoso concepto que ya existió en las anteriores F y F2, el diseño modular del cuerpo que permite aceptar una gran variedad de accesorios con los que se consigue alcanzar las preferencias individuales o acondicionar la cámara para necesidades fotográficas específicas. La Nikon F3 tiene una de las más extensas colecciones de accesorios que construidos alrededor del cuerpo hicieron de la F3 uno de los sistemas de cámara más deseados en el mercado de los usuarios profesionales.

Y esto no es todo, la primera Nikon SRL autofocus se basó también en el diseño de base de la F3 y así en 1983, se presentó una Nikon F3 AF con dos objetivos especiales AF en un primer intento de alcanzar la perfección en la carrera por el enfoque exacto. Tres años después se presentó la F-501 (1986) y 5 años más tarde la profesional Nikon F4 de 1988.

La Nikon F3AF, con sus dos lentes AF especiales y un pentaprisma AF intercambiable, que puede servir también como visor electrónico que proporcione a cualquier F3 (excepto las F3P, F3H y F3 Limited que llevan un pentaprisma DE-5 no estándar). La serie Nikon F3 gozó de la mayor variedad de modelos entre las cámaras F de un sólo dígito. Extrañamente, a diferencia de muchas otras cámaras SLR comparables en su época, un aspecto que contribuyó a su popularidad fue realmente su simple modo de exposición, que podía ser de prioridad a la apertura o manual. Nunca se intentó en su diseño ofrecer brillantes especificaciones o prestaciones sino más bien realzar su robustez que se ha ido haciendo famosa con el tiempo y pronto los fotógrafos empezaron a apreciar lo gran cámara que fue.

En realidad gran parte del reconocimiento del éxito de este modelo hay que dárselo a su creador, que mostró la valentía de la compañía decidiendo sus especificaciones para ser el modelo más alto de gama de la serie profesional de Nikon, confiando en la automatización completa (aunque la F· dispone de un obturador de emergencia mecánico que se acciona sin baterías y un magnífico motor, el MD-4 que le puede proporcionar la energía en caso de que se agoten las baterías). Esta fue una prestación importante pues en los primeros 80 en el mercado predominaban los usuarios de cámaras mecánicas, libres de baterías. Cámaras como la nueva Canon F-1, la Pentax LX que salieron tras la Nikon F3 (y otros cuerpos reflex como la Contax RTS II e incluso alguna Olympus) se beneficiaron indirectamente del temprano éxito de Nikon garantizando la confianza hacia las cámaras SLR electrónicas en el uso realmente profesional.

Fue extraño que a pesar de que muchas de estas marcas rivales disponen de mayores prestaciones en comparación con la F3, su estatus nunca ha descendido y tras un ciclo de fabricación de más de 20 años, todavía hay demanda de este modelo. De hecho fue la única Nikon F de un sólo dígito que se continuó fabricando tras la aparición de su sucesora, la Nikon F4 que se suponía se había diseñado para reemplazarla.

La cámara, en muchas de sus variantes (F3-T, F3 HP High Eyepoint, F3 AF, F3Ts, F3P, F3/T Classic, F3 US Navy, F3H) se ha mostrado como favorita entre los coleccionistas. Más allá de ser un cuerpo que tiene mucho que ofrecer en robustez y constituir una herramienta confiable para los usuarios que exploten su potencias, marcó un desarrollo importante en la carrera, tanto del diseño de cámaras reflex como de la fotografía moderna. La Nikon F3 fue la primera SLR profesional que tendía un puente real entre la ingeniería mecánica y electrónica en el diseño de cámaras a la vez que popularizó la adopción de los automatismos en las costumbres fotográficas. Su robustez y fiabilidad influenció incluso a los fotógrafos más convencidos de las cámaras mecánicas para aceptar el hecho de que la automatización está inevitablemente en el camino de la fotografía moderna sin que ello menoscabe la fiabilidad. Pero sobre todo, la simplicidad de su diseño y manejo, junto con un inigualable tacto, eficiencia y compatibilidad con el sistema, que ha hecho que este cuerpo Nikon fuera ampliamente aclamado como una verdadera cámara clásica de los tiempos modernos.

La versión HP se diferencia de la F3 en que monta un visor más alto, el DE-3 (High Eyepoint Finder), el pentaprisma más popular entre las F3. La única ventaja sobre el visor original es que permite ver la totalidad de la imagen, incluida la información del exposímetro con el ojo alejado a unos 25 cm del visor. Para ello, el visor reduce la magnificación de 0,8 hasta 0,75x pero es una ventaja para los que usan gafas. A parte de esto, el resto de las diferencias son cosméticas.

Fuente: leofoo - Photography in Malaysia
Traducción libre: AG