Nikon EM (1979)

La Nikon EM se lanzó en 1979. Fue el primer modelo de un concepto revisado de diseño para la creación de una serie de cuerpos ultracompactos que se caracterizarían por sus reducidas dimensiones, poco peso y facilidad de uso sin perder la calidad de otros cuerpos Nikon.

Aunque no se puede considerar con una cámara Nikon clásica, ya que EM significa una era en la que Nikon intentó probar y repetir el historia de éxitos de sus Nikkormat y los modelos FM/FE, pero más al estilo del éxito de una simple cámara de exposición automática como la AE-1 de Canon o la OM-10 de Olympus.

No obstante, muchos seguidores de Nikon no pensaron que esa fuera una buena decisión, ya que los 30 años de buena voluntad habían creado una fuerte sensación cuando la EM se presentó. Sin embargo, la EM representa otra categoría de diseño de cámaras en la gama Nikon, seguida luego por la FG en 1982 y la FG-20 en 1984, siendo estos tres cuerpos los más ligeros y más compactos cuerpos reflex que nunca Nikon haya producido.

Dadas sus pequeñas dimensiones, estos cuerpos no pueden compartir muchos de los accesorios que fueron diseñados para las FM/FE/FA y por tanto, tienen sus propios accesorios dedicados tales como el motor de arrastre, respaldo fechador, etc que no son compatibles. No obstante, otros accesorios sí se pueden usar con ellas, como los macro, copia y duplicado, control remoto, flashes y, más importante, las más de 80 lentes Nikkor y Nikon Serie E, entre otros muchos accesorios disponibles. Como siempre, las nuevas lentes Nikkor AF también se pueden usar poniéndolas en modo de enfoque manual.

Comparado con muchas de las otras cámaras tan bien construidas y sólidas como tanques disponibles durante los últimos 70 y principios de los 80, la EM presenta un aspecto y un tanto más a plástico. Efectivamente usa más policarbonato de lo que era normal, aunque en la actualidad ese es el material de muchas de las cámaras que se venden hoy en día.

En el interior de la carcasa de plástico, se encuentra una sólida estructura principal realizada en una aleación de aluminio, la misma con la que se ha construido el cuerpo de la F3, el tope de gama profesional durante los años 80.

Tomar fotos con la EM es verdaderamente fácil. En términos técnicos, usa un sistema de control de la exposición automático con prioridad a la abertura. De modo que fijando una apertura de diafragma en el objetivo, basta con enfocar y disparar. La EM automáticamente seleccionará la velocidad adecuada para una exposición correcta. Si esa velocidad excede el rango seguro de aproximadamente entre 1/30 y 1/1000 sec. sonará un bip electrónico para advertirnos de que corrijamos la apertura de diafragma antes de disparar.

De hecho, en el dial de velocidades solo hay tres posiciones, Auto, M90 y B, estas dos mecánicas y usables en caso de fallo en las baterías.

Hay una serie de prestaciones que proporciona la EM, debido al hecho de ser una cámara electrónica que depende de las baterías, que hacen cómoda la vida del fotógrafo. Por ejemplo un botón de comprobación de las baterías con un led rojo (una batería de Litio de 3V o dos baterías de óxido de plata de 1,55V), o un botón frontal para compensar la exposición en dos pasos en el caso de contraluces. La otra forma de hacerlo es mediante el dial de la sensibilidad de la película.

La presión a medio recorrido del disparador activa el exposímetro y permanece activado durante 20 segundos después de soltarlo.

El visor es grande y claro, y proporciona toda la información necesaria para tomar fotos. La pantalla de enfoque es fija, con un círculo de microprismas y enfoque partido en el centro, y a la izquierda una escala de velocidades de obturación con un indicador y además, un led situado hacia el 1/90 sec. para indicar que el flash está listo. El diámetro del círculo mayor muestra la zona donde se pondera la medición de la exposición.

Un pitido avisa de que la velocidad automáticamente seleccionada es de 1/30 o menor, para prevenir las fotos trepidadas.

Fuente: leofoo - Photography in Malaysia
Traducción libre: AG